Home

Diez mandamientos para criar y educar un cachorro Rottweiler

Minor E. Salas

Las recomendaciones que a continuación se ofrecen son simplemente una GUÍA, muy básica, que he tomado de algunos libros o artículos especializados, que he discutido con algunos criadores de la raza y que yo mismo he desarrollado pensando en nuestro medio (costarricense). Éstas consisten en sugerencias eminentemente PRÁCTICAS, por lo cual no tienen una pretensión teórica o académica; además, considere que NO se trata de una “receta” fija e invariable, sino de unos lineamientos que usted puede ajustar a sus necesidades y experiencias particulares. La información aquí contenida está pensada en el desarrollo y bienestar de los CACHORROS, especialmente durante sus primeros meses, pero también es aplicable, en muchos casos, al desarrollo de un perro adulto.

************

PRIMER MANDAMIENTO. INFÓRMESE SOBRE LA RAZA

Este primer “mandamiento” es importantísimo. Antes que usted compre un cachorro Rottweiler o una vez que ya lo ha adquirido, por favor tómese el tiempo para INVESTIGAR Y LEER sobre la raza. ¡Este no será tiempo perdido, se lo garantizo! El Rottweiler no es meramente una MODA; es un animal que requiere respeto y buen trato. Hoy día, con la ayuda de Internet, usted puede encontrar artículos muy informativos sobre diversos aspectos del Rottweiler; en el ámbito hispanohablante, a mí me parecen bien documentados los artículos que publica el Sr. Jaime Amigo, criador de Chile, pero también hay otros sitios un poco más detallados como son las revistas especializadas: “Der Rottweiler” (de la ADRK), “The Rottweiler Magazine” (USA), “The Rottweiler Quaterly” (USA), “Rottweiler” (Argentina) o “Todo acerca del Rottweiler” (México).

Por otra parte, si usted pudiera adquirir algún libro monográfico sobre la raza, sería aun mejor. Entre más conozca las características físicas y de temperamento del Rottweiler, mejor y más placentera será su relación con él. Recuerde que se trata de una raza con rasgos muy propios (especial para el trabajo, muy poderosa, pero también adecuada para la vida en familia). Además, no lo olvide: JAMÁS debe comprar un Rottweiler de un criador inescrupuloso (cuyo único interés es el dinero) o de unos padres que no conoce. Quien le venda un perro Rottweiler debe estar dispuesto a conversar con usted, tanto sobre los padres del cachorro como del cachorro mismo. Una de las etapas más bonitas en la adquisición de una mascota es la etapa de búsqueda y selección. Dicha etapa debe ser, por sobre todo, placentera y generar mucho entusiasmo y expectativas. No permita que cuando usted llegue a un “criadero” le traten como si le estuvieran haciendo un favor. Por el contrario, usted está pagando por un animal maravilloso, pero también está pagando por información y buen trato.

Finalmente, lo mejor es, por supuesto, adquirir SIEMPRE perros que tengan su PEDIGREE debidamente inscrito y que, adicionalmente, tengan todas las vacunas y desparacitaciones al día. Si no hace esto, muy probablemente luego se ARREPENTIRÁ y ya será muy tarde.

SEGUNDO MANDAMIENTO. NO GOLPEE A SU CACHORRO

Nunca golpear a un cachorro, especialmente con la mano o con el pie. Esto puede parecer muy violento, pero muchas personas lo hacen, lamentablemente. Así que por favor, no se desquite las cóleras con el animal. Él desarrollará, inmediatamente o después de un par de veces de ser golpeado, lo que en psicología canina se llama el “Síndrome o Complejo Handshy” (miedo a la mano, o al pie). Luego será prácticamente imposible eliminar dicho síndrome. Es CIERTO, y prácticamente nadie duda de tal cosa, que: ¡a veces hay que corregir al perro, pero de la manera adecuada! Si va a reprender a un cachorro, háblele firme y dígale NO (o “Nein” en alemán, se pronuncia “Nain”). Si tiene un collar, hálelo ligeramente, pero SIN estrangularlo y en el momento justo en que cometa la falta (no antes ni mucho rato después). Use siempre muy pocas palabras y repítales (una o dos veces) con mucha firmeza. La clave está en lo siguiente: ¡Si usted es una persona colérica, evite todo contacto con el perrito hasta que se le pase la cólera y así no se arrepentirá luego! RECUERDE: Lo más cruel del castigo físico es que, en la mayoría de ocasiones, el perro NO SABRÁ por qué se le está castigando. Él simplemente bajará la mirada o se tirará al suelo sin entender exactamente qué está sucediendo, todo lo cual es, por supuesto, muy triste.

Los primeros días que usted recibe un cachorro en su casa, son ABSOLUTAMENTE ESENCIALES. Su perro los recordará por siempre (¡eso está garantizado!). Allí usted se ganará su confianza y amistad o hará de él una fiera desconfiada, miedosa, agresiva o triste. POR FAVOR, TÉNGALE PACIENCIA LOS PRIMEROS DÍAS. No lo regañe excesivamente. Recuerde que, en tiempo humano, su cachorro es apenas un bebé de pocos meses. Déle tiempo a que se acostumbre a su nuevo medio, pues los primeros días estará muy nervioso y no sabrá si en su nuevo hogar lo tratarán bien o no. Esta primera fase es de experimentación. El cachorro inspeccionará el ambiente, tratando de determinar si hay peligros que evadir, si hay objetos que pueda morder, animales con los cuales jugar o perseguir, otros perros a los cuales conocer, etc. Una vez que él se sienta seguro, entonces se comportará de manera menos tímida y será más cariñoso y abierto con usted.

TERCER MANDAMIENTO. TENGA PACIENCIA EN CUANTO A LAS NECESIDADES FISIOLÓGICAS

El cachorro aprenderá a hacer sus necesidades fisiológicas fuera de la casa. Antes de eso, por favor ÁRMESE DE MUCHA PACIENCIA. El aprendizaje tarda una o dos semanas, más o menos. Nunca obligue al perrito a comer el excremento o la orina, como hacían nuestros antepasados. Él no sabrá qué es lo que se le intenta enseñar y, por el contrario, se sentirá triste y traicionado. Sáquelo cada cierto tiempo al lugar donde usted quiere que excrete y orine. Si lo hace allí, felicítelo y dígale: BRAVO. Si lo hace dentro de la casa, dígale NO y póngalo fuera. No importa sí ya había hecho todo dentro. Pronto él aprenderá de qué se trata la situación. Recuerde: a los perros naturalmente les gusta más hacerlo en el zacate que en la alfombra de su casa.

Ahora bien, ninguno de estos problemas se presentará de esa manera si usted cuenta con una perrera externa donde mantener a los cachorros. En este caso, el cuidado mínimo que hay que tener es lavar con frecuencia la perrera para evitar que el cachorro se ensucie demasiado en sus propias excretas o, peor aún, llegue a tratar de comérselas. No obstante, y a pesar de contar con un recinto, es aconsejable enseñarle al perrito a orinar y defecar fuera. Para tales efectos, tome simplemente la medida de sacarlo con alguna frecuencia al lugar donde debería hacer sus necesidades. Una vez que el cachorro (o el perro adulto) ha aprendido a orinar y defecar fuera, por favor sáquelo y NO lo obligue a permanecer largos periodos encerrado y conteniendo sus fluidos, pues eso puede generarle o bien estreñimiento o, a largo plazo, problemas en los riñones.

CUARTO MANDAMIENTO. JUEGUE CON SU PERRO

Los cachorros, al igual que los niños, necesitan JUGAR. En los primeros meses bastará con unos 10-15 minutos de caminata en la mañana y en la tarde, luego un poco más. De allí que es absolutamente esencial que usted saque a pasear a su perrito. Si no lo hace, él se aburrirá y comenzará a morder todo a su paso; además de que, muy probablemente, perderá el apetito y comerá menos. Adicionalmente, si usted lo mantiene dentro de la casa, destruirá sus zapatos y su ropa, la alfombra e incluso se comerá lo que encuentre en la basura. Este es un síntoma claro de que está aburrido, ansioso y necesita un poco de deporte. ¡Hágalo por el perro, pero también por usted mismo! Una de las cosas maravillosas de tener estos animales es que uno se OBLIGA (especialmente si uno es un tanto “perezoso”) a hacer un poco de ejercicio. El cachorro se sentirá feliz cada vez que salen a caminar y, por otro lado, usted se relajará y contará con más salud y bienestar.

Cuando camine con el perro, divida su tiempo en dos (especialmente después de los 6 meses): en un primer momento camine con él. No deje que se detenga en todo lugar y que comience a corretear libremente. Si él tira de la correo, hálelo una vez (fuerte) y dígale CAMINE (“FUSS”, en alemán), hasta que aprenda (después de algunas semanas) a caminar sin arrastrarlo a usted por la calle o sin orinar a cada dos metros. En un segundo momento, después de haber caminado un rato, déjelo libre, que juege y marque su territorio donde quiera. Eso le gustará mucho y lo hará sentir más relajado y tranquilo.

Finalmente, si usted o sus hijos pequeños están JUGANDO con su perro, esté siempre atento y alerta. No deje a los niños muy pequeños solos con el animal. Recuerde que un Rottweiler de 40-50 kilos puede lastimar a alguien sin ninguna INTENCIÓN y creyendo que simplemente está jugando. Castigarlo en esas circunstancias o incluso matarlo(!!), como ha pasado en nuestro medio, es un acto de salvajismo injustificable.

QUINTO MANDAMIENTO. NO SOBREALIMENTE A SU CACHORRO.

No cometa el error que cometen muchas personas que tienen Rottweilers; esto es, ¡tratar de ENGORDARLO a como haya lugar! Si usted le da mucha comida a su cachorro, más que ponerse bonito, se enfermará, especialmente del estómago y luego de las articulaciones, por el sobrepeso. Deje que él crezca a su ritmo “natural”, pues en todo caso el crecimiento está también condicionado por su herencia genética, contra la cual ni usted ni nadie, por más que le de comida, puede hacer mayor cosa. Lamentablemente en nuestro país se ha tratado de compensarse las deficiencias en estructura y sustancia de muchos Rottweilers (perros pequeños que no cumplen con el estándar), con un sobrepeso que hace de los animales perros gordos más que molosos.

Si le da una comida comercial a su cachorro (Pro Plan, Pro-Pack, Eukanuba, Science Diet, Hi Pro, etc.) trate de seguir las indicaciones que se consignan en el empaque. Igualmente, puede darle al perro un poco de carne molida (NO le de desperdicios o algo que usted mismo no se comería). Eso sí, NO mezcle la comida comercial con la carne, pues ambos alimentos se digieren a ritmos digestivos distintos. Finalmente, recuerde darle a su perro, durante el primer año de vida, la comida dividida en DOS TIEMPOS; esto es, una comida en la mañana y una en la tarde, ojalá siempre a la misma hora, pues ellos se acostumbran a las rutinas fijas.

Si usted quiere conocer un poco sobre las opciones “naturales” (en lugar de comerciales) para alimentar a su Rottweiler, puede buscar en Internet la palabra “Alimentación BARF” (Biologically Appropriate Raw Food, esto es, carne, hueso, verduras), y leerla con mucho cuidado. Yo, lo reconozco, tengo una especial predilección por este tipo de alimentación, pues concuerdo con muchas de las conclusiones a que ha llegado la literatura especializada al respecto. Empero, tome usted mismo una decisión razonada e informada. Recuerde también: El perro, especialmente los cachorros, toman grandes cantidades de agua, por lo cual es necesario mantenerle un recipiente con agua fresca todo el día y la noche. Nunca lo olvide.

SEXTO MANDAMIENTO. NUNCA MANTENER AMARRADO A SU CACHORRO

Nunca, bajo ninguna circunstancia, mantenga a su perro AMARRADO a una cadena, mecate o alambre. Una vez que usted lo ha amarrado, el animal ya se “echo a perder” en su carácter. Él aprenderá que la cadena o correa no es para salir a caminar y disfrutar, sino para castigarlo. Lo ideal es que usted cuente con un encierro, ojalá con malla bien fuerte, donde el animal tenga donde dormir cómodamente y se le de la comida y el agua. El encierro debe ser suficientemente grande como para que él pueda caminar libremente sin problema alguno. Además, y esto es MUY IMPORTANTE, recuerde sacarlo a caminar y a hacer un poco de ejercicio, pues de lo contrario, al no tener nada que hacer, se angustiará y desarrollará un carácter agresivo y destructor. Lo que se ha dicho en Costa Rica, de que el Rottweilers es un perro asesino, es una ESTUPIDEZ, producto de la ignorancia, pero sobre todo de mantener estos animales en condiciones de maltrato. Por favor, no se deje convencer o intimidar por estos comentarios. Lea. Infórmese. Aprenda.

SÉPTIMO MANDAMIENTO. ENTRENE A SU ROTTWEILER

Su Rottweiler se convertirá, con el pleno desarrollo –a la edad de tres años (más o menos)–, en un animal tremendamente FUERTE y PODEROSO. Por favor, NO se confié de que usted conoce muy bien a su perro y que sabe que él nunca haría nada malo. Eso es probablemente cierto. Pero aún así. Es mejor prevenir. Y la mejor prevención es un ENTRENAMIENTO (o adiestramiento) básico. Su perrito ya, desde los primeros meses, debería seguir algunos comandos elementales. Así, por ejemplo, debe obedecer cuando usted lo llama, y cuando usted le dice que suelte algún objeto que está mordiendo (esto es esencial). Busque la ayuda de un ENTRENADOR SERIO. Recuerde, además, que el tipo de entrenamiento que se le de a un perro (por ejemplo en obediencia o en protección) dependerá, en buena medida, del CARÁCTER del perro. Es decir, hay perros que son mejores en obediencia o en protección que otros. ¡Ese es un hecho! Hay perros un poco más pasivos y otros más activos, unos con mayor instinto de presa y otros con menor instinto. El tipo de entrenamiento dependerá del temperamento del animal, el cual usted (y en especial el entrenador) DEBERÁ conocer antes de iniciar el entrenamiento.

ATENCIÓN: Lamentablemente, hoy día se encuentran cada vez más personas que ostentan el pseudo-“título” de entrenador canino, pero que, en la realidad, no cuentan ni con el conocimiento ni con la experiencia para entrenar su perro. Por eso, es bueno investigar los atestados del entrenador y recibir, si él acepta, las primeras lecciones en la casa para así conocer cuál será la técnica que va a utilizar en su adiestramiento y mirar, además, el avance logrado. En este campo, al igual que en otros, hay que juzgar por los RESULTADOS, no por lo que digan unos papeles. En todo caso, un entrenador que se base en el castigo violento (más que en la recompensa) ya es “sospechoso”. Una vez tuve la mala experiencia, –con un conocido “entrenador” y “criador” de nuestro país– que me prohibía acariciar a mi perro, lo cual justificó así: “Si quiere acariciar a su mascota, entonces cómprese un peluche, no un Rottweiler.” Alguien con semejante “filosofía” (!!), mejor debería dedicarse a otra cosa.

Una parte esencial del entrenamiento que debe recibir todo cachorro es la SOCIALIZACIÓN. Es decir, usted tiene que sacar el tiempo para enfrentar a su cachorro con distintas personas y situaciones. Es VITAL que el perro conozca a los niños, a los animales, a los vehículos, a otros perros, etc. Para ello, sáquelo a caminar por la calle con una correa y permítale que él vaya acostumbrándose paulatinamente al entorno. Igualmente, permita que otras personas lo toquen y lo acaricien (¡NO SEA PEDANTE!), eso le ayudará a ganar confianza y no hará de él un perro agresivo y que muerde de manera indiscriminada.

OCTAVO MANDAMIENTO. EVITE LAS ENFERMEDADES

Los Rottweilers son muy sensibles a ciertas enfermedades, por ejemplo, problemas digestivos, alergias en la piel, o problemas de ligamentos (displacia incluida). Si su cachorro presenta diarrea o vómito por más de un día seguido, entonces llévelo inmediatamente al veterinario. El primer día que presente la diarrea o el vómito, póngalo inmediatamente en AYUNO para ver si al próximo día amanece bien. De no ser así, trasládelo a una clínica veterinaria.

Evite que su cachorro corra por sitios muy quebrados, con huecos o zanjas pues, durante el primer año de vida, el Rottweiler crece a un ritmo acelerado, lo cual hace que sus movimientos sean un poco torpes. Si se cae en una zanja o hueco puede fracturarse y eso, aparte del dolor del animal, puede resultarle muy caro en gastos médicos. Adicionalmente, tenga en consideración lo que ya se dijo respecto a la ALIMENTACIÓN. No sobrealimente a su cachorro ni lo exponga a cambios muy violentos en la dieta para evitar ciertas enfermedades del tracto digestivo. Cuando le dé de comer, evítele también el EJERCICIO fuerte, pues ello podría causarle una PELIGROSA torción abdominal, lo cual causaría incluso la muerte.

Finalmente, es importante señalar que, por dicha, cada vez con mayor frecuencia a los Rottweilers NO SE LES AMPUTA EL RABO. Este es no solo un aspecto estético, sino también de salud. No hay razón clínica para cortarle el rabo a un perro. Por el contrario, con el rabo ellos demuestran a su dueño el ESTADO DE ÁNIMO Y DE SALUD. Una cola en alto o en movimiento suele ser signo de bienestar y alegría.

NOVENO MANDAMIENTO. CONOZCA EL CARÁCTER DE SU PERRO

Resulta absolutamente esencial que usted entienda que todos los perros son DIFERENTES. El Rottweilers, por lo general, es un perro de carácter tranquilo, afable. En Alemania este perro se considera como un “Kinderhund”, o sea, un “perro apto para niños”. Por eso, tómese su tiempo para CONOCER el temperamento y el carácter de su Rottweiler. ¡Todos ellos son distintos! Usted pronto notará si él es juguetón o más bien pasivo, si es activo y le gusta caminar y correr mucho o, si por el contrario, es perezoso y prefiere quedarse en la sombra durmiendo. Recuerde la regla de oro a este respecto: Dependiendo del carácter y temperamento de su cachorro, así deberá ser tratado. Si usted a un perro muy activo, lo obliga a permanecer encerrado, es muy seguro que tendrá problemas. O si su perro es dominante y usted lo relaciona con otros perros, él tratará de ganar su territorio y mostrará, llegado el caso, fuerza y hasta agresividad. No lo olvide: el Rottweiler es, y seguirá siendo, un perro especialmente de TRABAJO. Es decir, que a él le gusta correr, permanecer activo, caminar mucho y, por supuesto, cuidar su hogar. Pero para esto, hay que entrenarlo y así evitar situaciones peligrosas.

Valga aquí comentar una experiencia personal: Yo en casa tenga dos perros radicalmente distintos. Uno de ellos es como un “niño grande”: juguetón, nunca se cansa de correr, siempre está atento a lo que uno hace, le encanta jugar con los niños e incluso con otros animales (a los que, dicho sea de paso, no MATA). Por otro lado, tengo otro perro también muy cariñoso, pero es un perro “duro”. Le gusta estar tranquilo y que no lo molesten. Disfruta el juego, pero por un rato y luego se acuesta. Con el entrenamiento se muestra incansable, puede soportar correcciones fuertes, ejercicio extenuante. ¡Nada lo echa para atrás! Sería un grave error darle al primero de los perros el mismo entrenamiento y trato que al segundo. ¿Por qué? Estoy convencido que la respuesta está en el temperamento de uno y del otro.

DÉCIMO MANDAMIENTO. QUIERA MUCHO A SU PERRO

Finalmente, y por favor, QUIERA MUCHO A SU ROTTWEILER. Él tratará de complacerlo SIEMPRE. Será un compañero absolutamente FIEL. Si usted lo maltrata, lo castiga o, peor aún, lo deja abandonado, él nunca comprenderá qué fue lo que sucedió o qué fue lo que hizo mal. Recuerde la regla de oro: ¡muéstrame cómo es tu perro, y te diré qué clase de persona eres!

  • Domingo, 29 Abril 2012

Comentarios (0)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

S5 Accordion Menu

 

Te interesa adquirir un cachorro?

 

Envianos tus datos

S5 Box

Register